14:33:07

 

 

Este es

tu nuevo corazón

el que late pupilas adentro

el que se dilata bajo tu campera de jean gastada

y se revela

y sueńa

Este es

tu nuevo corazón

reconocido por generaciones

el que no late al pulso de su padre

pero sí con la sangre de su madre

el que se arrolla en un torrente silencioso

y pervive

Este es

y van con él

sintiendo

Este es

y van con él

viviendo

con él   con él   con él

tu nuevo corazón que pronto será viejo

tu nuevo corazón que renovará otra vez

la sangrienta nostalgia.

 

 

                IVAN  WIELIKOSIELEK  

 

                      31-8-97

 

 

En noches como estas en las que tengo tan poco para dar

casi siempre vuelvo caminando solo

por las mismas estrechas calles de la ciudad

rumbo a mi cuarto estrecho también

Generalmente está en el barrio la tristeza de los negocios que cierran

el cansancio de los hombres que vuelven del trabajo

o el alma de los chicos que estaban peinados de madrugada

y que ahora transpiran con el fútbol en las veredas

y algo así como la vieja pena de mi niñez a la hora del ocaso

me viene de a chorros cayéndose de a pique como un sol oscuro

y llenándome de noche el corazón

 

 

En noches como estas en las que no visito a nadie

casi siempre con las monedas contadas de los bolsillos

y descontadas de cualquier decente nivel de vida

compro dos botellas de cerveza y me las llevo a mi cuarto rentado

y cuando subo por las escaleras

tengo una mezcla de excitación y soledad lloviéndome de a cántaros

pero al final me gusta meterme en mi sucucho plagado de ruidos de colectivos

y abriendo una botella en las semipenumbras

teclear esta máquina

pareciera entonces que todo va bien pero por dentro hay luz roja

y la voz de siempre que me dice

"sos un miserable" "sos un miserable"

 qué más que los impulsos muertos y la sangre coagulada

qué más que besarle la cara a la oscuridad y a la desidia

qué más que beber cada noche mi cáliz de perdición como un muertovivo

qué más que escribir cartas sangrantes a los amigos que están lejos

qué más que desear la vagina aceitada de cada mujer decente que pasa

qué más para ser un poeta por las noches

qué más

 

En noches como estas en las que me enfermo de desolación urbana

la sonrisa de La Colorada vendiéndome el pan

me parece una muestra de afecto que no merezco

mientras peina a su hijo y me mira con sus ojos de mujer

yo me siento bastante poca cosa al imaginármela desnuda

sentándose sobre mis faldas balanceándose

pero generalmente termino encerrado acá

esperando que alguien toque el timbre del portero

para invitarlo con cerveza o con el trasnochado vacíos de mis ojos

o con el olor de mi ropa engrasada por el tedio de la ciudad

o a caminar por los puentes de hormigón armado en el muelle del río

En estas noches

la vieja pena de mi niñez resucitada

es la única cosa que me grita algo en el silencio

Las ventanas de este barrio siguen huecas como nichos.

 

 

       IVAN  WIELIKOSIELEK  

1997