CATAVI - SIGLO XX

 

 

Algo más que un silencio

algo más que un aliento

algo más que la claridad

de los cuerpos tendidos

 

Señor Presidente

de la United Steel Company

Señores Generales

al servicio del Orden

Señores Honorables

que habitáis la superficie

 

¿Dónde irán esos cuerpos?

tan sucios

tan baleados

tan descalzos

con la huelga y el rostro

apagados contra el barro

 

Ya es tarde para el estaño

tarde para volver al yacimiento

entonces comprenden

nacimos para partir

morimos para volver

 

Señor Presidente

de la United Steel Company

Señores Generales

al servicio del Orden

Señores Honorables

que habitáis la superficie

 

¿A cuánto el plomo a masacres?

¿A cuánto la libra de pulmones?

¿A cuánto el gramo de Bolivia?

Con sus quenas suaves

con sus ojos duros

con su voz ya grave

de tantas matanzas

 

 

José Muchnik

 

En memoria de las matanzas ocurridas en las minas Catavi y Siglo XX

 

Extraido de "Proposición poética para anular la deuda externa", ed L'Harmattan, Paris 1994

 

 

 

 

 

 

 

BANCOS

 

I Formas y Contenidos

 

Principio del conocimiento :

 

Atravesar alcauciles a preguntas

hasta entender

 

¿Porqué el corazón más tierno

encierra la amargura ?

¿Porqué las durezas

progresan hacia las puntas ?

¿Y las puntas ?

¿Quién las reunió en coronas

saciando cabezas

de alcauciles o reinas inglesas ?

 

Principio del conocimiento :

Atravesar apariencias a penas

hasta encontrar

Si es verdad que los libros

ya nacieron escritos

Si acaso las columnas

se doblan de soledad

 

¿Y la soledad ?

¿Quién la repartió tan precisa

en casillas azules

donde esperamos tres turnos

tirando nuevos sentidos ?

 

Principio de los principios :

 

Arrancar manzanas a dientes

hasta desangrar

Arbol nuestro que estás en los sueños

¿Hay enigma en esta tierra ?

¿Oculta mariposas el vientre de la serpiente ?

 

Respondan

Babosas creyentes acechan

y ya no pueden las dudas

tomar sol en pleno día

 

                                                                                   - Poeta

                                                                                   - ¿Porqué has hablado de bancos ?

Para interrogar las formas

Mirad las nubes

 

Aquellas formando mi padre

Pensé que tal vez en el cielo

jugábamos la próxima partida

Esta vez no me equivocaré

Sacrificio de torre en la séptima jugada

(fue un error el enroque)

 

Mirad las manchas

 

Aquellas de humedad en mi infancia

¿Caballos ? ¿Dioses ?

¿Elefantes alados

como verdades necesarias ?

en la pieza de noches altas

y recuerdos que aún bajan

del techo a mis molduras

rodando entre rendijas

que vivieron la partida

de cortitos pantalones

y bolitas inocentes

 

Mirad las luces

 

aquellas tan vivas en mi tumulto

coloreando historias

para otros cuentos

 

En paz descansen

 

quedé para decir

sólo soñábamos otra madrugada

un poco más suave para los pobres

algo menos cremosa para los ricos

 

En paz descansen

 

quedé para decir

fue bello remontar

ideales aquella tarde

dejando aletear las juventudes

 

En paz descansen

con sus apodos en sombra

El Negro

El Turco

El Loco

¿Qué importan nombres o luces ?

ya está seca la ausencia

(tal vez presencia genuina)

 

Juventud

 

¿Una edad ?

¿Un ritmo ?

¿Una frontera ?

 

Juventud

 

Una flor decidida

a dar sus aromas

hasta el último tallo

 

                                                                            - Poeta

                                                                           - ¡ Poeta !

Disculpa

estaba extraviado en mis viejas calles

¿ Porqué has hablado de bancos ?

 

Ya recuerdo

Para interrogar las formas

 

Si trocamos

 

giratorias puertas

arrojando clientes

al centro del ruedo

por pérgolas tejidas

con las primeras viñas

¿las tasas de interés

reposarán a la sombra ?

 

Si olvidamos

 

billetes de próceres manoseados

chequeras con firmas firulete

o electrónicas cartas

abracadabra yastalaplata

 

Si inventamos

 

un oro nuevo

un oro sin pecado concebido

un oro no duro

no eterno

no brillante

un oro simple

para soportar codicias

 

un oro bueno

para calmar llagas

 

un oro sabio

para sosegar odios

 

Si el oro cambia de ropaje

si las formas se sublevan

¿Caerán desnudos los contenidos ?

¿Podrán entonces los bancos

preguntar por sus funciones ?

 

II Funciones

 

Cuando las espadas temblaron

con la última ilusión de la cabeza

sobre barro recuperando

la sangre que era suya

 

Cuando la copa ya seca

olvidada al borde de la época

se irguió con orgullo

como si le quedase juventud para los labios

 

Cuando la vela apagada

caminó tropezando

con miradas aún ciertas

que antaño se alumbraron

 

Cuando las cosas perdidas

interrogaron los sentidos

 

¿Yo para decapitar ?

¿Yo para beber ?

¿Yo para alumbrar ?

 

Funciones

¿O señales del juego ?

 

¿Cruces para rogar ?

¿Sonrisas para mentir ?

¿Horizontes para quemar ?

¿Tumbas para volver ?

 

Funciones

Formas

Contenidos

 

Sólo niños

mayores que una duda

o ancianos menores que la apariencia

pueden abarcar

el pezón de la primera madre

y comprobar la dimensión del manantial

 

Bancos para contar

 

Historias de hadas y duendes buenos

 

Dando a las niñas pobres

zapatitos recién nacidos

o vestiditos recién deseados

 

Dando a las niñas ricas

príncipes mendigos

o principios bondadosos

 

Bancos para contar

 

Los pulsos por minuto

de escuálidos paisitos

doblados con vómitos escasos

en un ángulo del informe

 

¿Bancos para contar ?

¿O bancos para ejecutar ?

 

Hipotecas vencidas

del que no pudo pagar

y mira reflejado

el dolor en sus hijos

 

Odio contenido

del que no supo firmar

perdiendo sus tierras

y la raiz de los huesos

 

O colchones tirados

que no saben ocultar

su humillación abierta en la vereda

 

¿Bancos para ejecutar ?

¿O bancos para asegurar ?

 

Las piernas del wing derecho

Cochecitos chocadores

O la fidelidad del confort

en vidas de frecuencia modulada

 

Contar. Ejecutar. Asegurar

¿Almidonar ? ¿Desconocer ? ¿Disimular ?

 

¿Bancos ?

¿Templos ?

¿Constelación de profanadas sucursales ?

¿Metáforas contables ?

¿O ambiciones giratorias

que seguirán hojeando

el libro mayor de los humanos

hasta el día de los balances ?

 

José Muchnik ,

(Extraído de « Proposición poética para anular la deuda externa » 1era ed. L’Harmattan, Paris, 1994)

 

 

 

 

ARQUEOLOGIA DEL AMOR

 

 

I

 

 

No amor mío

 

No dejaremos pirámides

ni panteones

ni acueductos

 

No dejaremos

capiteles caídos

añorando las columnas

ni cariátides sosteniendo

el paso de los mortales

 

No dejaremos

monedas tan antiguas

como las rutas de la codicia

ni ánforas tan abiertas

como el agua sobre tu pecho

 

Dejaremos la fundación del verbo

 

 

 

Más allá de las ruinas

más allá de acumuladas geologías

más allá del vestigio de las palas

más allá .............

................................

la fundación del verbo

 

La fragilidad invisible

en el nervio de las piedras

 

Las miradas poderosas

que sostienen los templos

 

El susurro de gemidos

que renuevan horizontes

 

Más allá de la profundidad

más allá de cenotes

en el centro del eco

más allá de peldaños

bajando hasta el silencio

más allá...................

....................................

quedará nuestro secreto

 

 

 

 

II

 

La fundación del instante

 

Arrancamos al tiempo

los diamantes fugaces

que explican el universo

 

¿Río?

¿Espiral?

¿Nube sin rumbo?

¿Tal vez flecha?

¿O relámpago?

 

El tiempo

un espacio circular

entre las márgenes de dos misterios

.........................

y entre las márgenes

diamantes fugaces buscando la esencia

 

Una música

Una lágrima

Una palabra

 

 

 

 

Dos manos que saben

encerrar mundos enteros

(tú sabes amor mío

que no miento)

 

III

 

La fundación del transcurso

 

Balsas inevitables

bogando vida abajo

 

Oh amor mío !

aún nosotros somos mortales

 

Aún nosotros

que conocimos el Olimpo

 

Aún nosotros seremos castigados

 

y nos dibujarán máscaras terribles

sobre el rostro

y nos doblarán los huesos

poco a poco

y nos quebrarán la voz

bajo el lodo

 

 

Mas no podrán

con nuestras balsas

..............................

el reposo en la noche

el desayuno sin prisa

el estar juntos simplemente

 

Nuestras balsas

amor mío

seguirán transcurriendo

más allá de la condena

 

IV

 

La fundación de la soledad

 

Labios nocturnos

labios tendidos

labios buscando el sustento del aire

 

Tú ya sabes mujer

 

"que tus caricias son más ciertas

cuando ausentes

que mi soledad es un encuentro

mas sabe triste

y que hay tristezas dulces

 

como dos nubes

mecidas entre las ramas"

 

Por eso mujer

 

nuestra soledad

lugar de la unión divina.

 

V

 

La fundación de la unión

 

Espacio abierto

de piel hecha alma

 

Más allá de las dimensiones

 

más allá de alabeadas superficies

de cúbicos volúmenes

o de puntos opacos

 

Más allá de medidas que contienen

prosaicas ambiciones

 

más allá de litros por segundo

de kilos de adorno

o de hectáreas de propiedad

 

Más allá

..................

la unión

 

El espacio abierto

que dió origen a la vida

 

Y Nosotros

Dioses en aquel espacio

 

Seres más allá de las sentencias

y la gravedad de las leyes

 

VI

 

La fundación del mensaje

 

Oh amor mío!

tú sabes

es tan fácil sucumbir al lenguaje

 

Dios

ten piedad de nosotros

de los discursos entretejidos

para protejer nuestras miserias

de las muletas acumuladas

para caminar sobre los charcos

 

de las sentencias como dagas

en el cuello de los otros

 

Oh amor mío!

tú sabes

es tan fácil sucumbir al lenguaje

 

a las palabras voluptuosas

a su cadencia

a sus razones

al orgullo por sigo mismas

 

El mensaje

no está en las palabras

 

Está en las miradas

que crearon el nuevo fundamento

 

VII

 

La fundación del silencio

 

Medida de la pureza

 

Dime

como pronuncias el silencio

y te diré

la profundidad de tu sangre

 

Es mi morada preferida

 

Poco a poco habité el silencio

me deslicé en el placer

de la significación pura

La significación del hombre

antes del engaño

antes de balbucear defensas

salpicando sus argumentos

 

Pero yo también soy mortal

 

Hablo

digo

escribo

 

Yo tampoco resisto

la tentación del lenguaje

 

Por eso estos versos

 

Para tí

para nuestros hijos

para nuestros hermanos

para los excavadores del futuro

 

 

Para decirles

que hubo también amor

hacia los fines de la era del oprobio

 

No solamente bombas

no sólo ciudades arrasadas

no sólo grises mercaderes

 

Hubo también amor

...............................

por eso existen.

 

 

 

 

José Muchnik,

extraído de « Arqueología del amor », 1993 Ed. del autor.

<muchnik@cirad.fr>