Manifiesto Cypherpunk

 

 

                                    Introducción y Traducción: Raúl Racedo

 

 

 

 

 

 

 

Aparentemente la primera vez que apareció la palabra Cyberpunk como titulo de un cuento corto escrito por Bruce Bethke, fue en el volumen 57, numero 4, de Amazing, la revista de ciencia-ficción.

Esto ocurrió en noviembre de 1983. 

La palabra había sido acuñada a comienzo de la primavera de 1980 y se la aplicó a la alta tecnología bizarra y marginal que emergió como ciencia-ficción durante los 80as.

 

El cuento relata la historia de un grupo de adolescentes hackers/crackers – algo así como “insanos destructores de sistemas de computadoras”

 

 

Bethke cuenta que el acuñamiento de la palabra Cyberpunk fue una creación conscientemente deliberada de su parte. La historia fue titulada Cyberpunk como dispositivo pues al llamarla de tal modo Bethke trataba de insertar un nuevo término que a través de la empatía y la intuición fuese una

Yuxtaposición entre la actitud punk y la alta tecnología.

 

 

La razón para crearla fue puramente egoísta ya que se encontraba orientada a obtener la atención del mercado: Bethke quería darle a su historia cierta energía a través de un título al que la  gente pudiera recordar. Y  el asunto dio resultado.

 

De acuerdo con esto, William Gibson no inventó la palabra Cyberpunk pero sí el cyberspace y la ciencia – ficción  cyberpunk.

 

Originalmente el  término Cyberpunk significo un tipo de nombre característico. Mediante la utilización del mismo se evocaba la figura de un joven con aptitudes hacia la tecnología, éticamente vacío, asistido por una computadora en su tarea vándalicamente criminal; pero hoy en día  significa mucho más: es el nombre de toda una subcultura y el movimiento que engloba la misma.

 

 

 

 

 

 

 

 

  Cypherpunk's Manifesto

 

 

by Eric Hughes

 

 

 

 

Privacy is necessary for an open society in the electronic age. Privacy is not secrecy. A private matter is something one doesn't want the whole world to know, but a secret matter is something one doesn't want anybody to know. Privacy is the power to selectively reveal oneself to the world.

 

If two parties have some sort of dealings, then each has a memory of their interaction. Each party can speak about their own memory of this; how could anyone prevent it? One could pass laws against it, but the freedom of speech, even more than privacy, is fundamental to an open society; we seek not to restrict any speech at all. If many parties speak together in the same forum, each can speak to all the others and aggregate together knowledge about individuals and other parties. The power of electronic communications has enabled such group speech, and it will not go away merely because we might want it to.

 

Since we desire privacy, we must ensure that each party to a transaction have knowledge only of that which is directly necessary for that transaction. Since any information can be spoken of, we must ensure that we reveal as little as possible. In most cases personal identity is not salient. When I purchase a magazine at a store and hand cash to the clerk, there is no need to know who I am. When I ask my electronic mail provider to send and receive messages, my provider need not know to whom I am speaking or what I am saying or what others are saying to me; my provider only need know how to get the message there and how much I owe them in fees. When my identity is revealed by the underlying mechanism of the transaction, I have no privacy. I cannot here selectively reveal myself; I must always reveal myself.

 

Therefore, privacy in an open society requires anonymous transaction systems. Until now, cash has been the primary such system. An anonymous transaction system is not a secret transaction system. An anonymous system empowers individuals to reveal their identity when desired and only when desired; this is the essence of privacy.

 

Privacy in an open society also requires cryptography. If I say something, I want it heard only by those for whom I intend it. If the content of my speech is available to the world, I have no privacy. To encrypt is to indicate the desire for privacy, and to encrypt with weak cryptography is to indicate not too much desire for privacy. Furthermore, to reveal one's identity with assurance when the default is anonymity requires the cryptographic signature.

 

We cannot expect governments, corporations, or other large, faceless organizations to grant us privacy out of their beneficence. It is to their advantage to speak of us, and we should expect that they will speak. To try to prevent their speech is to fight against the realities of information. Information does not just want to be free, it longs to be free. Information expands to fill the available storage space. Information is Rumor's younger, stronger cousin; Information is fleeter of foot, has more eyes, knows more, and understands less than Rumor.

 

We must defend our own privacy if we expect to have any. We must come together and create systems which allow anonymous transactions to take place. People have been defending their own privacy for centuries with whispers, darkness, envelopes, closed doors, secret handshakes, and couriers. The technologies of the past did not allow for strong privacy, but electronic technologies do.

 

We the Cypherpunks are dedicated to building anonymous systems. We are defending our privacy with cryptography, with anonymous mail forwarding systems, with digital signatures, and with electronic money.

 

Cypherpunks write code. We know that someone has to write software to defend privacy, and since we can't get privacy unless we all do, we're going to write it. We publish our code so that our fellow Cypherpunks may practice and play with it. Our code is free for all to use, worldwide. We don't much care if you don't approve of the software we write. We know that software can't be destroyed and that a widely dispersed system can't be shut down.

 

Cypherpunks deplore regulations on cryptography, for encryption is fundamentally a private act. The act of encryption, in fact, removes information from the public realm. Even laws against cryptography reach only so far as a nation's border and the arm of its violence. Cryptography will ineluctably spread over the whole globe, and with it the anonymous transactions systems that it makes possible.

 

For privacy to be widespread it must be part of a social contract. People must come and together deploy these systems for the common good. Privacy only extends so far as the cooperation of one's fellows in society. We the Cypherpunks seek your questions and your concerns and hope we may engage you so that we do not deceive ourselves. We will not, however, be moved out of our course because some may disagree with our goals.

 

The Cypherpunks are actively engaged in making the networks safer for privacy. Let us proceed together apace.

 

Onward.

 

Eric Hughes <hughes@soda.berkeley.edu>

 

9 March 1993

 

 

                         --------------------------------

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Manifiesto Cypherpunk

 

 

 

Por  Eric Hughes

 

 

 

 

 

Para una sociedad abierta, en la era electrónica la privacidad es necesaria. La privacidad no es un secreto. Un asunto privado es algo que uno no quiere que todo el mundo sepa, pero un asunto secreto es algo que alguien no quiere que cualquiera sepa. La privacidad es poder  revelarse uno mismo al mundo  en forma selectiva 

 

 

Si dos partidos tienen una suerte de trato, entonces cada uno tiene memoria de su interacción. Cada parte puede hablar acerca de su propia memoria involucrada en esto

¿Cómo puede cualquiera prevenirla? Una de ella puede pasar a través de las leyes en su contra, pero la libertad de opinión, aun más que la privacidad, es fundamental para una sociedad abierta: no buscamos la restricción en ninguna opinión. Si muchas partes hablan juntas en el mismo foro, cada cual puede hablarle a todas las otras y agregar juntos conocimiento individual y el de las otras partes. El poder de la comunicación electrónica permite que estos grupos hablen, y esto no desaparecerá  simplemente porque nosotros podamos querer que así sea.

 

 

 

Aun cuando deseemos privacidad, debemos asegurar que la transacción entre partes tenga conocimiento de que esto es directamente necesario para tal transacción. Aun cuando cada información pueda ser hablada, debemos asegurarnos que revelamos lo menos posible. En muchos casos, la identidad no es lo notorio. Cuando compro una revista en un kiosco y le entrego dinero al empleado, él no tiene necesidad de saber quien soy.

 

 Cuando le pregunto a mi proveedor de correo electrónico acerca de enviar y recibir mensajes, mi proveedor no necesita saber a quien le estoy hablando o qué estoy diciendo o qué esta diciéndome alguien a mí:  mí proveedor lo único que necesita saber es cómo poner los mensajes donde debe ponerlos y cual es mi deuda. Cuando mi identidad es revelada  por el subyacente mecanismo de la transacción, no tengo privacidad. Aquí no puedo seleccionar el revelarme ya que siempre debo revelarme.

 

 Por esta razón, la privacidad en una sociedad abierta requiere un sistema de transacción anónimo. Antes de ahora, el dinero fue el primer sistema de éste tipo. Un sistema de transacción anónimo no es un sistema de transacción secreto. Un sistema anónimo habilita a los individuos a revelar su identidad cuando lo desean y solo cuando lo desean: ésta es la esencia de la privacidad.

 

 

 

De tal modo la privacidad en una sociedad abierta requiere criptografía. Si digo algo, quiero oír solo aquello por lo cual lo he propuesto. Si el contenido de mí discurso es accesible para el mundo, no tengo privacidad. El encriptamiento es lo  indicado para los deseos de privacidad y  el encriptar con una criptografía débil es lo indicado para no tener mucho deseo de privacidad.  Además, para revelar  con seguridad una identidad cuando el default proviene del anonimato, éste debe requerir la identidad criptográfica.

 

No podemos estar a  la expectativa de  los gobiernos, corporaciones u organizaciones de carácter anónimo que garanticen nuestra privacidad por encima de sus beneficios. Es esto lo que les da ventaja para hablar de nosotros y debemos esperar que ellos hablen. Para tratar de prevenir sus discursos está la pelea contra  las realidades de la información. La información no quiere exactamente ser libre, se encuentra lejos de ser libre. La información se expande hasta llenar el espacio del deposito disponible. La información es el Rumor joven; el primo fuerte. Los pies de la  información son rápidos, tiene más ojos, mayor conocimiento,  pero entiende menos que el Rumor.

 

 

Debemos defender nuestra propia privacidad si esperamos tener una. Debemos estar juntos y crear un sistema que nos permita tomar el espacio para realizar transacciones anónimas.  Las personas han defendido por centurias su propia privacidad con rumores, tinieblas, permisos, puertas cerradas, apretones de manos secretos y  mensajeros. La tecnología del pasado no habilitaba una privacidad fuerte pero la presente tecnología sí lo hace.

  

 

Los Cypherpunk  estamos dedicados a construir un sistema anónimo. Defendemos nuestra privacidad con criptografía, distribuyendo mail por un sistema anónimo, con  firmas digitales y dinero electrónico.

 

 

El cypherpunk crea códigos. Sabemos que algunos han creado software para defender la privacidad y no tendremos privacidad al menos que todos la hagamos, que avancemos en el hecho de crearla. Publicamos nuestro código para que nuestros seguidores Cypherpunks puedan practicar y jugar con él. Nuestros códigos son gratuitos para todo el que quiera usarlo en todo el mundo. No nos importa mucho si no aprobás el software que creamos. Sabemos que éste software  no puede ser destruido y un sistema ampliamente disperso no puede ser echado abajo.

 

 

Los Cypherpunks deploran la regulación de la criptografía porque el encriptado es fundamentalmente un acto privado. El acto de encriptar – de hecho – remueve la información del dominio público. Aun cuando las leyes estén en contra de la criptografía ellas solo se extienden  hasta la frontera nacional, hasta donde alcanza el  brazo de su violencia.

La criptografía  se extenderá ineluctablemente por sobre todo el globo, junto con el sistema de transacciones anónimas que la ha hecho posible.

 

 

 

Porque la criptografía es extensa debería ser parte de un contrato social..  La gente debería

juntarse y desplegar estos sistemas para el bien común. La privacidad solo llegara tan lejos como sea  con la cooperación de cada seguidor en el interior de la sociedad. Nosotros los Cypherpunks buscamos tus preguntas y tu interés y confiamos en que te comprometeremos

porque no nos engañamos a nosotros mismos. Como sea,  no nos moveremos fuera de nuestro curso porque quizás desacordemos en nuestros objetivos.

 

 

Los Cypherpunks están activamente comprometidos en hacer de internet un lugar  seguro para la privacidad.  Déjennos proceder juntos rápidamente.

 

Adelante.

 

Eric Hughes

 

 hughes@soda.berkeley.edu

 

 

9 de marzo / 1993