D H LAWRENCE

 

 

                              Introducción y versión en español: Raúl Racedo

 

 

D H nació en Midland, villa  minera de Eastwood, Nottingamshire. Su padre, Authur, era minero; su madre, Lydia, una señora bien educada, ex docente, que peleó duramente para ver a sus hijos fuera de la clase trabajadora inglesa.

 

Desde muy chico D H supo  del combate  librado entre mamá y papá. Naturalmente, siempre estuvo de lado de mamá ya que papá era ordinario y bien borracho mientras que ella una refinada y delicada mujercita.

 

 

 

 

                                                                               nuestro héroe

 

La alianza hijo – madre se fortaleció aún mas cuando el hermano mayor de D H

( eran cuatro) le dio el finish a  éste mundo.  Así, de la noche a la mañana, Lawrence se encontró siendo el beneficiario de la turgencia emocional materna. Desde entonces, entre madre e hijo se estableció un “amor sobre protector”.

 

 Al parecer, según algunos críticos de clara influencia freudiana, el resultado de éste “amor sobre protector” se inmiscuyó siempre en la relación que D H  mantuvo con las mujeres. De ahí ( siguiendo a los mismos freudianos) el sentimiento de frustración que lo acompañó en sus affairs sentimentales.

 

Debido a la insistencia de mamá, D H utilizó la educación como vehículo para escapar del mundo minero de su borracho padre. Por ello estudió y estudió durante días y noches hasta  ganar una beca escolar que le abrió las puertas de la  Nottingham Hig School. Luego, quiero decir después de trabajar como secretario y como profesor de escuela elemental, estudió y estudió- por dos años - en la  Nottingham University College donde, finalmente, en 1908, obtuvo su certificado de profesor.

¡Bingo!

 

Años más tarde, Lawrence revisaría el comportamiento para con  papá  borracho y llegaría a la conclusión de que la tosquedad paterna, en verdad era la fiel representación de una vitalidad  de carácter genuino.

 

Tirando de la punta de semejante hilo, entendió lo siguiente: una personalidad guarda en su interior cierta sumatoria de partes. Si las cualidades de algunas de esas partes se empobrece por  la civilización donde vive, resulta más que justificable o entendible la borracha  tosquedad de su padre y de todos los compañeros de ruta del mismo.

 

En 1910, le envió una carta a Rachel Annand Taylor. En ella dice:

 

"Their marriage life has been one carnal, bloody fight. I was born hating my father: as early as ever I can remember, I shivered with horror when he touched me. He was very bad before I was born”

 

“La vida matrimonial de ellos (mamá y papá Lawrence) era una sangrienta pelea carnal. Nací odiando a mi padre: tanto como puedo recordar, temblaba de horror cuando él me tocaba. Él fue muy malo desde antes de que yo naciese”

 

Hay amores que matan. Más el amor padre – hijo.

 

 

 

 

 

 

                                      

 

                                                                                          D H as a child

 

 

 

 

Cuando la novela “Sons and Lover” fue rechazada por Heinemann, Lawrence escribió “Maldigo a los  malditos, gelatinosos huesudos puercos, mucosos, panzones–invertebrados enroscados, miserables borrachos calentones, turba flameante, moqueadores, gotosos, temblorosos, paralíticos, a ese lote sin pulso que forma parte de la Inglaterra de hoy”

 

No tengo idea si el problema con D H pasaba por no saber mantener la boca cerrada. Estoy lejos de pretender averiguarlo pues sé con certeza que a él le importaba tres pitos mantener la boca cerrada. Sobre todo porque en sus novelas hablaba de sexo sin ningún tipo de inconveniente y para hacer tal cosa uno debía no solo saber hacerlo sino también tener espalda para soportar todo aquello que viniese.

 

Por ejemplo, la novela “The Rainbow” fue acusada de obscenidad. En ella Lawrence maldecía y hablaba, como dije, abiertamente de sexo. Describía francamente las relaciones sexuales entre hombres y mujeres y cuando los magistrados ordenaron que se la sacase del mercado para examinarla, fueron incendiadas cerca de 1000 copias por orden expresa de las mismas autoridades.

Esto le dio muchísimos dolores de cabeza a D H.

 

Sus pinturas, sus realizaciones como artista plástico, fueron confiscadas de las galerías de arte. John Middleton Mutty y Catherine Mansfield le ofrecieron publicar sus textos en las revistas que controlaban.

 

 

Lawrence abandonó Inglaterra antes de la Primer Guerra Mundial. Vivió en Italia, Australia y México. Pasó a Italia nuevamente y, casi al final de su vida, se estableció en el sur de Francia. Como se encontraba desesperadamente enfermo, buscó sin descanso  una comunidad tolerable donde poder vivir. Escribió “Sons and Lovers” , “The white peacock”, “The Rainbow”, “Women in Love”, “Kangaroo” , “Plumed Serpent”...y “Lady Chaterley’s Lover”. Exquisitos manjares que deberían ser  devorados - experimentados – saboreados.

 

                                 ------------------------------------------------

 

Los dos poemas que van a leerse  muestran con claridad los picos pertenecientes al aspecto creativo y compositivo de Lawrence. Si se considera como punto referencial la fecha del primero de ellos, se podrá acceder al enfrentamiento que existía con la tendencia representada por T S Eliot. Semejante asunto cobra mayor magnitud cuando se amplifica el espacio abierto por el vocablo “hollow” (hueco) escrito en la vigésima novena línea del primer poema.

La referencia a  “Hollow Men” (Hombres Huecos) es más que obvia. Fundamentalmente porque tal poema de T S Eliot fue publicado entre 1924 – 25.

 

No obstante el carácter casi abstracto de mi planteo, sugiero se considere

 las conferencias de T S Eliot al ser  invitado  por el  Corpus Christi College, Cambridge, en marzo de 1939.

 

Estas conferencias, editadas bajo el  titulo “ La idea de una Sociedad Cristiana”, no solo revela  las simpatías por el  fascismo de  mister  Eliot sino que también señala en el segmento IV:

“La lucha para recobrar el sentido de la naturaleza con Dios y el reconocimiento de que aun los sentimientos más primitivos deberían ser una parte de nuestra heredad, me parecen la explicación y la justificación (atención a esto) de la vida de D H Lawrence y lo que disculpa sus aberraciones.

 

Pero necesitamos aprender a mirar el mundo con los ojos de un indio mejicano – y me cuesta pensar que Lawrence lo consiguió – y con seguridad no podemos detenernos sobre éste punto”

  ( “La Idea de una Sociedad Cristiana”, editada por Espasa – Calpe. Julio de 1948.Pag 91)

En éste punto me parece interesante tener en cuenta que para la fecha de publicación de las conferencias Eliot se encontraba aproximándose a alta velocidad a posiciones cada vez más conservadoras. Por otro lado, también cabe tener en cuenta la disputa entre Bertrand Russel y Lawrence.

 

                                           --------------------------------

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOW BEASTLY THE BOURGEOIS IS

 

How beastly the bourgeois is

especially the male of the species-

 

Presentable, eminently presentable-

shall I make you a present of him?

 

Isn’t hansome? Isn’t he a fine specimen?

Doesn’t he look the fresh clean englishman, outside?

Isn’t god’s own image? tramping his thirty miles a day

after partridges, or a little rubber ball?

wouldn’t you like to be like that, well off, and quite the thing?

 

Oh, but wait !

Let him meet a new emotion, let him be faced with another man’s need.

let him come home a bit a moral difficulty, let life face him with a new

demand on his understanding

an then watch him go soggy, like a wet meringue.

Watch him turn into a mess, either a fool or a bully,

Just watch the display of him, confronted with a new demand on his

inteligence

a new life – demand.

 

How beastly the bourgeois is

especially the male of species-

 

Nicely groomed, like a mushroom

standing there so sleek and erect and eyeable-

and like a fungus , living on the remains of bygone life

sucking his life out of the dead leaves of greater life than his own.

 

And even so, he’s stale, he’s been there too long

Touch him, and you’ll find he’s gone inside

just like an old mushroom, all wormy inside, and hollow

under a smooth skin and an upright appearance.

 

Full of seething, wormy, hollow feelings

rather nasty-

How beastly the bourgeois is!

 

Standing in their thousands, these appearances, in damp England

what a pity they can’t all be kicked over

like sickening toadstool, and left to melt back, swiftly

into the soil of England.

 

1926

 

 

 

Cuan Animal es el Burgués

 

 

Cuan animal es el burgués

especialmente el macho de la especie.

 

Presentable, eminentemente presentable-

¿Te lo puedo dar a conocer?

 

¿No es buen mozo? ¿No es un espécimen delicado?

Desde fuera ¿no parece el fresco y limpio ingles?

¿No es la propia imagen de Dios corriendo sus treinta millas diarias

tras perdices o pelotitas de goma?

¿No te gustaría ser así, una cosa completamente acomodada?

 

 

¡ Oh, pero esperá!

Dejálo encontrar una nueva emoción, déjalo enfrentarse con las necesidades de otro hombre

dejálo llegar a casa con una pizca de dificultad moral, dejálo enfrentarse con una nueva demanda en su entendimiento,

entonces lo veras irse empapado, como un merengue húmedo.

Observálo volverse un desastre, o un tónto o un fanfarrón

 

Cuan animal es el burgués

especialmente el macho de la especie.

 

Como un hongo bonitamente cuidado

Permaneciendo ahí tan alisado y erecto y ojeable

viviendo como una fungosidad al hacer presente su vida pasada

que chupa su existencia fuera de las hojas muertas de su propio gran ser.

 

Lleno de hirvientes y agusanados sentimientos huecos

mejor dicho asquerosos-

Cuán animal es el burgués

 

Estancado en sus miles de apariencias en la húmeda Inglaterra

 es una lástima que todos ellos no puedan ser pateados a otro lado

 como repugnantes hongos venenosos para dejarlos volver a derretirse velozmente

 en el interior del abono de Inglaterra .

 

1926

-----------------------------------------------------------------------

              

 

 

                  Piano

 

Softly, in the dusk, a woman is singing to me;

Taking me back down the vista of years, till I see

A child sitting under the piano, in the boom of the tingling strings

And pressing the small, poised feet of a mother who smiles as she sings.

 

 

In spite of myself, the insidious mastery of song

Betrays me back, till the heart of me weep to belong

To the old sunday evening at home, with winter outside

And hymns in the cozy parlour , the thinking piano our guide.

 

So now it is vain for the singer to burst into clamour

With the great black piano apassionato.The glamour

Of childish days is upon me, my  manhoods is cast

Down in the flood of remembrance, I weep like a child for the past.

 

1918

                          

 

 

                     Piano

 

En el crepúsculo, una mujer canta suavemente para mí;

Llevándome de regreso a recorrer años hasta que vi

Un chico sentado bajo el piano, en el estampido de las hormigueantes cuerdas,

Presionando el pequeño, reposado pie de una madre que sonríe cuando canta.

 

A despecho de mí mismo, la insidiosa maestría de la canción

Vuelve a traicionarme,  hasta que mi corazón llora por  pertenecer

A la vieja tarde de domingo en casa, con el invierno afuera

Y los himnos que en la sumamente agradable meditacion del piano son nuestra guía.

 

Pero ahora para el cantante es en vano romperse dentro del clamor

Con el apassionato del gran piano negro. El encanto

De los días de la niñez están en mí, mi adultez 

Cae en el diluvio del recuerdo y lloro como un chico por el pasado.

 

 

 

1918

 

 

(c)  RAUL RACEDO - INVESTIGACION, SELECCION Y TRADUCCION