para lexia

 

 

                                       Robert  Lowell

 

 Robert Lowell fue ampliamente conocido por inspirar y enseñar a Sylvia Plath, Ann Sexton y John Berryman. Debido a ello, y a que era Dueño de complejidad poética y vida turbulenta, se le llamó “Padre del Confesionalismo”, término utilizado para describir la tendencia estética de Sexton, Plath y Berryman. 

 

Se estima que los trabajos de Lowell nacieron de su propia infelicidad y de los acontecimientos políticos, sociales e ideológicos que ocurrieron en Estados Unidos luego de la segunda guerra mundial.

 

Alcohólico contumaz -casado en tres oportunidades-,  desde 1949 su manía depresiva aumentó hasta el punto de llevarlo a tomar la decisión de permanecer  varias veces en hospitales mentales.

 

Hijo de Boston y del matrimonio entre Robert Traill Spence Lowell –oficial naval- y Charlotte Winslow, Lowell comenzó a escribir en el St. Mark’s School, donde tuvo como  profesor a Richard Eberhart.

 

Luego de estudiar literatura inglesa en Harvard, se movió en dirección al Kenyon College donde conoce a Randall Jarrel y a Peter Taylor, con quienes tendrá una prolongada amistad.

 

Conseguida su graduación,  se instala en la Louisiana State University.

 

Aunque se alista en el ejercito durante la segunda guerra mundial, cuando es convocado decide declararse objetor de conciencia. Debido a ello tiene que pasar varios meses en prisión.

 

Algunos estudiosos de la vida de Lowell piensan que podría deberse a esto el colapso en su salud mental.

 

En 1944 edita su primer colección poética: “Land of Unlikeness”.En 1946 “Lord Weary’s Castle” con el que gana el Pulitzer. Amigo de Jacqueline Kennedy y de Bob Kennedy, durante los 60as se involucra

tanto en  poesía como en política.

 

En tal circunstancia escribe “The Union Dead”, trabajo donde se contempla la posibilidad de un holocausto nuclear; la aniquilación de la humanidad y la permanencia de una cultura que respalda semejantes proyectos.

Lowell muere de un ataque al corazón el 12 de septiembre de 1977 cuando viajaba en taxi por la Ciudad de New York.

 

 

En los dos trabajos  siguientes se puede observar  el gusto de Lowell por la yuxtaposición. Su necesidad de hacer presente el contraste entre dos mundos donde los valores se desplazan en dirección opuesta, aparece

desde las dos líneas del comienzo de  “Relinquunt Omnia Servare Rem Publicam”.

 

“The old South Boston Aquarium stands

in a Sahara of snow now...”

 

“El viejo Aquarium del sur de Boston permanece

en un Sahara de nieve ahora...” es una metáfora utilizada con el fin de anteponer la sequía a la humedad y el desierto a los terrenos fértiles donde el agua permite que se muevan los peces que han ido a parar al viejo acuario.

 

La idea que tiene en mente Lowell al contarnos de manera intercalada cuál fue la suerte de “Los 54 de Massachussets”, un regimiento de voluntarios negros que luchara durante la guerra civil, cobra importancia después de las dos primeras líneas que relatan un hecho sencillo y concreto.

 

La hecho de conducirnos a observar la diferencia entre dos momentos históricos - el presente y el pasado -, le sirven para  jugar con elementos  que depositan en las manos de Lowell la posibilidad de insertar detalles del  presente( la destrucción de Hiroshima) que se encontraba  ocurriendo en momentos en que él escribe el poema.

 

La imagen del fotógrafo en las inmediaciones del edificio de la empresa constructora de monumentos, Mosler Safe, aparece como ridiculizando amargamente la existencia de una cultura que comercializa  baratijas tanto como propaganda.

 

Es por ello que la voz de  quien relata es una voz sin sombra de dudas o sentimentalismo; se desplaza de comparación en comparación

con absoluta comodidad, dejando que percibamos su propia carga psicológica al ponerla en  consideración del lector cuando sugiere su tremendo pesar o su admiración por la actitud del padre del Coronel Shaw cuando éste prefiriera como monumento la zanja donde su heroico hijo fuera arrojado junto a sus “Negros”(“niggers”- escribe despectiva y cariñosamente Lowell)

 

Si se amplifica la diferencia entre el ataque de “Los 54” y el lanzamiento de la bomba atómica en Hiroshima, se caerá en cuenta de la simpatía de Lowell por el  antiguo heroísmo y  su desprecio por la barbarie de una cultura que permite desastres ( solo por dar un ejemplo)al estilo Hiroshima - Nagasaki.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Relinquunt Omnia Servare Rem Publicam.

 

 

The old South Boston Aquarium stands

in a Sahara of snow now. Its broken windows are boarded.

The bronze weathervane cod has lost half its scales.

The airy tanks are dry.

Once my nose crawled like a snail on the glass;

my hand tingled

to burst the bubbles

drifting from the noses of the cowed, compliant fish.

My hand draws back. I often sigh still

for the dark downward and vegetating kingdom

of the fish and reptile. One morning last March,

I pressed against the new barbed and galvanized

fence on the Boston Common. Behind their cage,

yellow dinosaur steamshovels were grunting

as they cropped up tons of mush and grass

to gouge their underworld garage.

Parking spaces luxuriate like civic

sandpiles in the heart of Boston.

A girdle of orange, Puritan-pumpkin colored girders

braces the tingling Statehouse,

shaking over the excavations, as it faces Colonel Shaw

and his bell-cheeked Negro infantry

on St. Gaudens' shaking Civil War relief,

propped by a plank splint against the garage's earthquake.

 

Two months after marching through Boston,

half the regiment was dead;

at the dedication,

William James could almost hear the bronze Negroes

    breathe.

 

Their monument sticks like a fishbone

in the city's throat.

Its Colonel is as lean

as a compass-needle.

 

He has an angry wrenlike vigilance,

a greyhound's gently tautness;

he seems to wince at pleasure,

and suffocate for privacy.

 

He is out of bounds now. He rejoices in man's lovely,

peculiar power to choose life and die--

when he leads his black soldiers to death,

he cannot bend his back.

 

On a thousand small town New England greens,

the old white churches hold their air

of sparse, sincere rebellion; frayed flags

quilt the graveyards of the Grand Army of the Republic.

 

The stone statues of the abstract Union Soldier

grow slimmer and younger each year--

wasp-waisted, they doze over muskets

and muse through their sideburns . . .

 

Shaw's father wanted no monument

except the ditch,

where his son's body was thrown

and lost with his "niggers."

 

The ditch is nearer.

There are no statues for the last war here;

on Boylston Street, a commercial photograph

shows Hiroshima boiling

 

over a Mosler Safe, the "Rock of Ages"

that survived the blast. Space is nearer.

When I crouch to my television set,

the drained faces of Negro school-children

rise like balloons.

 

Colonel Shaw

is riding on his bubble.

he waits

for the blessèd break.

 

The Aquarium is gone. Everywhere,

giant finned cars nose forward like fish;

a savage servility

slides by on grease.

 

 

 

 

                                                   

 

                                                           Lowell

Relinquunt Omnia Servare Rem Publicam.

 

 

 

 

 

El viejo Aquarium de Boston permanece

en un Sahara de nieve ahora. Sus quebradas ventanas están enmaderadas.

El pescado de la veleta de bronce perdió la mitad de  sus escamas.

El tanque aéreo esta seco.

Una vez mi nariz se arrastró como un caracol en el vidrio;

mis manos rascaron

hasta reventar las burbujas

errantes de las narices de los intimidados, sumisos peces.

 

Mis manos retrocedieron. Muchas veces continué

dando un vistazo por las oscuras  inclinaciones del vegetante reino

de peces y reptiles. Una mañana del último marzo,

me apreté contra la cerca de púas nuevas y galvanizadas

en el Boston Common. Detrás de su celda,

las palas mecanicas gruñían como dinosaurios amarillos

cuando  recogían toneladas de musgo y hierbas

al vaciar el bajo mundo de su garage.

Estacionamientos de espacios lujuriosos como cívica

almohada de arena en el corazón de Boston.

 

Un cinturón naranja, calabaza Puritana coloreando las trabas

de las vigas en la hormigueante Casa de Gobierno;

sacudiéndose sobre la excavación, como si las caras del Coronel Shaw

y su infantería de Negros con cachetes como campana(1)

sacudieran la calle Gauden con el consuelo de la Guerra civil;

extensa tabla apropiada  para  servir de astilla contra el terremoto del garage.

 

Dos meses después de marchar a través de Boston,

medio regimiento fue muerto;

en la conmemoración

William James casi pudo escuchar la respiración de bronce de los

negros.

 

Las varas del  monumento como  espina de pescado

en el cuello de la ciudad y

su Coronel como una delgada

aguja de brújula.

 

Tiene la encolerizada vigilancia de un pájaro,

de un galgo dulcemente tieso;

que al parecer retrocede ante el placer

y  se sofoca por privacidad.

 

Está fuera de ataduras ahora. Se regocija en el hombre cariñoso;

peculiar poder para escoger vida y muerte;

cuando lideraba sus negros soldados hacia la muerte,

no podía doblar la espalda.

 

En miles de pequeños pueblos de la verde New England

las viejas iglesias sostuvieron el pelo

de la desparramada, sincera rebelión; raídas banderas

acolchando el cementerio de la Gran Armada de la República.

 

Las estatuas de piedra de la abstracta Unión de Soldados

crecen delgadas y jóvenes cada año-

cinturas de avispas, dormitan sobre mosquetes

y meditan a través de las patillas de ellos...

 

 

El padre de Shaw no quería un monumento

excepto la zanja

donde el cuerpo de su hijo fue arrojado

y extraviado con sus “negros.”

 

La zanja está cerca.

No hay estatuas de la última guerra aquí;

en la calle  Boylon, un fotógrafo comercial

muestra una derretida Hiroshima

sobre Mosler Safe, la “Roca de las Edades”

que sobrevivió a la explosión(2).  El lugar esta cercano.

Cuando me acuclille hacia mi equipo televisivo

las secas caras de los niños de la Escuela de Negros surgieron como  balón.

 

 

El coronel Shaw

cabalga en su ilusión.

Espera

la bendición del descanso.

 

   

El Aquarium se ha ido. Por todos lados

automóviles gigantes con aletas  y hocico como pez;

un bárbaro servilismo

resbala entre la grasa.

 

 

(Versión de Raúl Racedo)

 

 

 

                                            Coronel Shaw

 

 


 

                                                     

 

(1)El Coronel Shaw nació en Boston, Massachussets. Su madre fue una destacada abolicionistas pero su hijo no compartía tal inclinación. Luego de declarada la emancipación, a Shaw le ofrecieron la oportunidad de hacerse cargo del regimiento de voluntarios de color llamado “Los 54 de Massachussets.”

Su madre fue quien lo persuade a aceptar.

Shaw fue severo en cuanto a impartir disciplina a sus subordinados. De acuerdo con algunos oficiales, cuando entrenaba a la tropa gustaba utilizar la coerción. A aquellos que se negaban a obedecer, los hacia permanecer en un barril. Se dice también que tenia por costumbre amordazarlos o balearlos.

 

 Por sugerencia de Shaw, “Los 54” lideraron el asalto al fuerte Wagner, en Carolina del Sur. 272 miembros del regimiento fueron muertos entonces, entre ellos Shaw.

 

 (2) Uno de los inusuales ejemplos del favorable impacto de la bomba sobre Hiroshima y Nagasaki, fue el ocurrido en industrias como la Mosler Safe Company de Hamilton, Ohio.

En virtud de que sus productos estaban en el lugar correcto en el momento correcto, Mosler se transformó en LA compañía salvadora(Safe)para la era atómica. Antes de la segunda guerra mundial, Mosler Safe había reemplazado la bóveda (“La Roca de las Edades que sobrevivió a la explosión”-escribe Lowell) del Banco Teikoku en Hiroshima, Japón. Después del lanzamiento de la bomba se descubrió que el contenido de esa bóveda en particular estaba milagrosamente intacto. Gracias a esto, pronto el gobierno de Estados

Unidos eligió a Mosler Safe para construir un refugio atómico para que la Declaración de la Independencia y la Constitución fuesen salvaguardadas durante un ataque u otro desastre.

 

 

 

 

 

 

                                    “la roca de las edades”

 

                                      

 

                                                                                               

 

 

 

 

 

 

 

              Father's Bedroom

 

         In my Father's bedroom:

         blue threads as thin

         as pen-writing on the bedspread,

         blue dots on the curtains,

         a blue kimono,

         Chinese sandals with blue plush straps.

         The broad-planked floor

         had a sandpapered neatness.

         The clear glass bed-lamp

         with a white doily shade

         was still raised a few

         inches by resting on volume two

         of Lafcadio Hearn's

          The clear glass bed-lamp

         with a white doily shade

         was still raised a few

         inches by resting on volume two

         of Lafcadio Hearn's

         Glimpses of unfamiliar Japan.

         Its warped olive cover

         was punished like a rhinoceros hide.

         In the flyleaf:

         'Robbie from Mother.'

         Years later in the same hand:

         'This book has had hard usage

         On the Yangtze River, China.

         It was left under an open

         porthole in a storm.'

 

 

 

 

      

 

 

 

 

            EN EL DORMITORIO DE MI PADRE

       

 

          En el dormitorio de mi padre:

          la fibra azul es delgada

          como la escritura de una lapicera en el cubrecama;

          azules descoloridos en las cortinas,

          un kimono azul

          sandalias chinas con azules correas de felpa.

          La ancha tabla del piso

          tiene una  pulcra lijada.

          La claridad de la lámpara de vidrio

          con una pequeña y blanca tulipa que fuera levantada algunas

          pulgadas para que descansen en el volumen

          dos los oídos de Lafcadio.

          Reflejo de un Japón no familiar.

          Como el escondite de los rinocerontes,

          sus combados olivos cubren

          lo que fue castigado.

          En el marcador del libro:

         ‘ De Mamá para Robbie’.

          Años mas tarde en el mismo lugar:

         ‘Este libro ha tenido un duro trato,

          en el río Yangtsé, China.

          En la tormenta él fue dejado bajo

          una tronera abierta’.       

 

 

   (versión de Raúl Racedo)

   raular_35@hotmail.com