LUIS HERNANDEZ CAMARERO

Reportaje_

 

luis hernandez y su novia Betty

 

 

 

 

 

 

 

JARDINERO DE CIZAÑA                                                                                                                                  ¿Quién soy yo, ser
sin forma que el océano
roe?

FRANCOIS MAURlAC

-Pon arriba,
donde nunca pueden
veda,

tu señal,

jardinero de cizaña ...
-ya vienen tras de ti.
Pronto,

pon arriba tu señal.

 

 

1

Cielo nuevo
que por un momento
del alma al corazón
creímos nuestro.

 

Desvanecido ya,

 

 

triste es tu huida,
intento, afán
amado, florecido ...

Donde uno, una vez
quiso llamarte

rostro, corazón, luz y silencio,
suyo serás, no serás nuestro,
perdida así

toda tu vida.

 

 

2

Hemos vuelto a vivir
lo mismo

de ayer y

de mañana.

El agua sube ya,
cubriendo

los días

y las horas:

de mí
ya sólo queda

el mar claro y naciente,

de mí

ya sólo queda

el mar, triste, apagado.

 

 

3

Poniente sol,
perdida tu belleza,
oculto ya, no hallado
tu destino.

Sólo serás, siempre;
infinito en tu ocaso,
inmenso tu silencio.

Estarán en ti tan sólo
las rosas muertas,

canciones sumergidas,

tinto en el mar,

inmóvil en tu vida,

ignorado tu cielo.

 

4

Aunque nada hubiera
llevado al mar con mi alegría,
no sentí nunca

el sonido de las ondas,
la espuma en la ribera.

Ahora

el amor a las playas
es demasiado
lejano

 

Sin el soplo
fugaz de la arena,
brota el mar

desde el fondo

sin hallazgo.

5

Cerrado, adormecido cauce
de todo lo que aún quisimos,
deshecho ya, deshecha vida

cerrada hacia poniente la sonrisa.

Poniente sol, que no regresa

a cubrir de luz

lo ya apagado, no vivido,
tan limpio de recuerdos.

Legiones de senderos inconstantes

que el mar y lo ignorado

cierran juntos,

Sabemos ya el final

aún así inmenso es el fracaso,
muertos ya, cerrada la sonrisa.

 

y6

El agua al fondo

cortada

en la línea de las
algas.  

Yo pensaba en el mar
como cuando leía

y el mar sonaba igual:

No es posible sentarse,

los bancos están mojados,
los bancos están mojados,
y podridas las maderas.

Porque ahora han llegado
el mar y los senderos

a la proa en la noche
sobre ondas azules

y no puedo tomarlos.
No es posible sentarse.
Viven aún como arena
las luces de la calle.

( de ORILLA -1961)

----------------------------------------------------------------------

 

 

 

 

 

El estaba en todo,
ya no lo está más
.

MAETERLINCK

CHARLIE MELNIK

 

1

Como cuando vivías
cantarás.

Aunque no vuelvas.

 

2

Ahora que no vuelves,
Charlie Melnik,

mi viejo, mi antiguo
compañero;

cuando ni la marea más alta
cubre esta sombra

de pena.

Ahora que no regresas

los caminos cerrados, old cap,
los caminos cerrados.

 

 

 

3

Quién, qué lluvia

hará surgir el día.

Ahora que no regresas
desde tu noche perfecta.

 

4

Qué poco encuentro ahora
de tus cantos

en la fuente cegada
del océano;

lo que entonces cantabas:
lluvia viril tu voz

antigua

entre la hierba:

tu viejo piano, compañero,
derribando

navíos derruidos en los días.
Ahora que no regresas,

el camino del mar

hacia la casa

lleva sólo la huella
de la imagen sin fin
de tus canciones.

 

5

Qué pena recoge, entonces,
la muda floración

de mi amargura.

Ahora que no vuelves

ni el ave, ni los rastros
cuando el alba.

Sólo la seca paz

tendida

de tu cuerpo.

 

 

 

LA CANCION DE CHARLIE

 

I

Puedo llegar al mar

con la sola alegría de mis cantos.

 

II

 

Mi voz altísima
en los bosques:

las hojas intrincadas,
la fronda de las cañas

derribando

la yerta soledad
de las ciudades.

 

III

 

¡Sólo el hondo sentido
del estío!

Mi sombra triste,

mis manos que rebalsan
el reflejo incesante

de las olas

y el sonido sin paz
de los naufragios
acudiendo

al dolor de mis canciones.

 

 

 

Mi sueño alerta entre los barcos,
dolido y escrutando

la oscura paz,

cubierta,

de tus manos.

 

 

 

8

 

Las rocas enclavadas.
Tu viejo piano,

tu viejo piano flotando,
el asfalto quebrado

y las veredas.

El mar inmenso, perdido
a la herida cercana

de las cosas,

lo poco de dicha que llevaban,

lo poco de dicha que encontrabas
con el agua ya lejana

de tus cantos.    

La bruma de tu voz,
tu antiguo piano,

tus dedos silenciosos,
compañero,

las ruinas de las playas.
¡Siempre el abismo sin forma
de los días pasados!

 

 

9

Como todo estaba en ti,
la forma de las cosas

ha tomado

la perfecta oquedad
de tu descanso.

Ahora que no vuelves,
cómo el viento del mar
limpia las calles,

qué ruta hermosa,

quién puede ahora florecer
en el viaje no emprendido
de tus años.

 

 

 

10

Now, as 1 toas young and

easy under the apple boughs
DYLAN THOMAS

Qué afán limpio llevabas
que no pueden mis manos
recrearte.

 

 

11

Como todo es igual, nada turba
entre tu ausencia

el reflejo de las ramas
del manzano,

sólo tus brazos, tu pura
calma.


¡Cómo tu rostro se oscurece
en el agua conmovida!

La antigua cuerda replegada,
la pobre hierba iluminando
el recuerdo excavado de los
pozos.

Cómo es lo mismo todo:
tu muerte bajo bosques
perdida o recreada.

De qué alta raíz,

qué ríos,

brotó el olvido llamado
de tus cantos.

 

 

11

Si refrescaras

qué habría de decirte.

de CHARLIE MELNICK -1962

 

 

 

 

 

LOS SIGNOS DEL ZODIACO

 

GEMINIS

 

Es extraña nuestra canción. Es demasiado triste y antiguo lo que
cantamos. Nuestra canción no nos pertenece. Y si se nos oye en
las. noches, en las ferias, es porque no somos ajenos al cansancio
y la gloria, porque la paz que encontramos alcanzará a cubrir por
un día el deseo.

Hemos llamado en ayuda a la fatiga. Hemos subido los muros.
Hemos dejado en casa al hermano, al mismo hermano que guarda
-quizá sea que volvamos- el gastado cuaderno de sus labios.

Hemos ascendido los mares, uno a uno llegado. Y es que Nave,
lo más Sur y vencido, nos ¿guarda.
y tal vez este juego que
inventamos, este juego en que ardemos confundidos, ha venido
de sus manos a las nuestras.

y en nuestro corazón, que jamás fue duro, es poniente ahora,
Porque pese a que fuimos simples e inalcanzables, hemos
sobrevivido al hermano. Lo hemos dejado, ciego y amargo, en
sus viajes no emprendidos: sólo trazos de los dedos silenciosos
sobre el mapa.


 

 

ARIES

 

 

Tomamos de la Estación que muere
Los despojos.

Tomamos los añicos lucientes
Del Verano.

Con ellos en la tarde, herido res de Estío,

Entretejemos

El recuerdo pacífico y cruel
Del aire helado.

 

 

SCORPIO

 

Hacia furia este camino:

Esta calle bajo luna, bajo áspera luna,
Sin esquinas. Los prestigios del agua

Que nos muestra sus lentos pilares derruidos.
Algo recordarás aquí de la canción de la tierra,
De la música giran te de la esfera.

Algo recordarás de la majestad de los días perdidos,
De los días atados en las manos, como cintas:

Inimitable es esta melodía:

Hacia estanque las tardes que bebimos en las calmas

oleosas.

Hacia furia conduce esta canción.
Aunque el dulce Noviembre

Nos derribe en estrellas,
Elevados.

 

 

PISCIS

 

Es el Sur quien nos lleva y nos olvida
Hacia el alba postrera. Sus presagios,
Aprendidos sin miedo en las estrellas,
Son tan solo la forma como el agua
Centellante ha llegado.

 

 

ACUARIO

 

Jugador de tenis de una noche

Al regreso, Acuario, constelado.

Yo no sé si esa prisa que alcanzaste
En tu duro golpear en la fatiga

Tenga un término de paz o de deseo
Sueña, Acuario, caído en los espacios,

Todo pleno en tu mudo parecer en tus heridas
Errante, confundido, entregado

Al oscuro y al cansancio.

Sin embargo a nosotros' no ~s dado
Nunca a tu forma llegar,

Nunca un lugar en tu juego

Entre luces crecidas en alambres.

Los gimnasios del mar son esta brisa,

Estos peces extraños: pobres signos del agua
Que en su ascenso a la dicha se han perdido.

 

 

VIRGO

 

Tú debiste estar
Cuando el sol y espiga

Agosto era un mes tan simple.

Agosto es el mes más simple.
Yo soy ahora quien sueña,
Quien dobla lentamente

En las esquinas.

 

 

TAURO

 

Qué antiguas estirpes del dolor
Vivieron en tus entrañas, toro.
Toro formado a imagen

De mi insomnio.

De qué ocultos guariques, como humo
Surgió tu alma: crótalo negro,

Toro entre banderas.

Crótalo en la selva de la arena dorada.

Si creado contemplo tu amargura,
Tu alma, toro,

Se torna en mí celeste compañero:

Tuyas son como mías
Las fugaces visiones
De esta tierra.

 

 

 

LEO

 

Madrigales, los cornos, los oboes.

Los malditos silencios de las acuerdas.
Las encíclicas del padre muerto en Roma
Ya después de la guerra en mis mentiras.

Sus mentiras. Los letreros del cine de mi barrio.
Una dulce y sensata podredumbre: los leones.

 

Qué diré de los leones.

Grises fieras nacidas sin el habla,

Sin el hondo sentido de las violas.
Nunca solos ni perdidos en cinemas.
Nunca en Roma.

 

 

CAPRICORNIO

 

Construimos un burdel que entregaríamos felices a los

ángeles.

Pagamos con el diezmo sagrado el pecado abominable.
Abjuramos de la fe ante el hueso caído del patillo.

Sólo así podremos abandonar la casa de los Trópicos

girantes.

 

CÁNCER

 

Sólo a lujuria y astucia
Es eterno aquí el amor:

Abismo de veladas literarias,


De valses y colectas.

Un plañido de melismas estancadas se levanta
A nivel de arcos y pinos.

Esta es la única canción que balan,

La única canción que aprendieron las jovencitas
En la turbia y seca paz de las historias bíblicas.
Sólo cuando la noche descabalgue,

La noche que preludian los tubos talados del órgano

En las iglesias:

Rodará por las calles la nostalgia
y brillarán al viento

Las luces de los fósforos.

 

LIBRA

 

 

Es noche. Y han llegado,
Venciendo las nubes,

La estrella sutil,

El pérfido planeta

y la magia

De las regiones áureas.

 

SAGITARIO

 

Colmada, conmovida ha quedado la tierra tras tu paso último.
Subes: son sombras las que arrastras en tu ascenso, y no es fácil
llegar a sus designios.

En el pesar del agua ente los rieles, supiste que en las ramas
postreras, donde el sueño y el tedio te elevaron, la caída cansada

te aguardaba. No dudaste ya más, vagaste inmerso por las
carpas absurdas. Tu inocencia, tu inocencia aprendida en los
colegios, ineficaz e inerte, hasta el último día en que agobiado
revelaste a tu pena que morías.

Ahora asciendes. Si tu juego y la tarde flotan juntos, sé que
existes, extraño y nunca fuerte, frente a aquello que venga de
los astros.

DE  Las Constelaciones -1965

 

 

…………………………………………..

 

Into the glories 01 th' Almighty Sun
ANDREA MARWELL

Soy Luisito Hernández

 


CMP 8977

Ex campeón de peso welter
Interbarrios; soy Billy

The Kid, también.

y la exuberancia

De mi amor

Hace que se me haga
Un nudo en el pulmón
y el Amor lo vierto.
Algo de común hay
Con el Agua el Amor.
Algo existe en H
2 O
Que es más que espejos
Acequias, ríos,
Albercas, estanques y
¿Por qué no?: océanos.

Soy materialista:

 

]' appélle un chat, chat

0, mejor aún, creo escribir
Sin segundas intenciones
Más bien por llevar

Un ideal. Cierto Ideal

Que podría ser

El no tolerar

Ante mí el sufrimiento
y de ahí la flor

No permitir ante mÍ. ..
Mejor cantemos una melodía
Que proviene de nosotros,
Yes muy nuestra,

Puesto que esta canción
Tiene en sí existencias

Como toda canción

"Qué es aquella flor

Que llevas

Pueda ser ya marchita
Una flor de lejanos días
y te dirá de mí"

Los malos no tienen canciones
y creo que La Poesía

Es entregar al Universo

El propio corazón

Sin desgarrarse

"O make me a mask"
Únicamente un ejemplo:

La poesía conduce

Hacia la propia destrucción
Poor Dylan Thomas!

Now say nay
Ahora sí no

Pero el sufrimiento
Es un camino
Plagado de peligros

E innecesario, no llores
Dylan, no llores Paul Verlaine
Soy materialista

"En el corazón tenía

La espina de una ilusión
Logré arrancármela un día

70   Ya no siento el corazón"
Quizá por ello diría

¡ay, no sufrir, Poetas!
Mejor escribir algo

Que sea el mundo

A través de tus ojos
And 1hrough your eyes
To your heart

Qué diré entonces

Qué es lírica

Creo que el ser humano
Está hecho a imagen

y semejan etc.

Visto aSÍ, la Poesía

Sería creación.

Mas no. Poesía  

Es evitar el dolor

A quienes en tu camino etc.
Juro por Apolo Musagetae
Citaredo, Dios de la Medicina
Y la Poesía

No tolerar ante mí

El dolor: Los cromáticos
Yates tiene un tenue

Tacto de belleza
Oder-Dichtung und wahrheit
Los polícromos barcos

Llevan un impalpable

Amor, Amor que basta

Para que la bóveda celeste

Y los parque

Y tantas cosas

Así es; que si Dios
No existe

Qué importa

Pues de todas formas
Existe

Esta es la soñada coherencia.

 

 

de VOX HORRISONA - 1970

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luis Hernández  Camarero. (Lima, 18 de diciembre de 1941 - Buenos Aires, 3 de octubre de 1977), poeta peruano de la Generación del 60)
Luis Hernández solo publicó tres poemarios: Orilla (1961), Charlie Melnik (1962) y Las Constelaciones (1965) y exploró otras maneras de difundir su obra a través de cuadernos que obsequiaba a distintas personas. En ellos se encuentran poemas, citas, traducciones, letras de canciones, dibujos y collages.
"VOX HORRISONA" recogió casi toda su obra poetica , fue publicado en 1981. A pesar que fue médico, su obsesión permanente fue la poesía
Su escritura rompìa con las formas tradicionales y une la cultura de la calle con la experiencia artìstica personal.
Murió en un extraño accidente o en un raro suicidio si se prefiere, lanzandose ( o fue lanzado....) a las vias del tren en Santos Lugares
,Pcia de Buenos Aires en 1977, en tiempos densos para los soñadores o los disidentes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Adenda 2014

(C) MIRKO LAUER . DE "VOX HORRISONA" 2014. EDIC PETROLEOS DEL PERU

A más de tres decenios de su muerte, quiero creer que el cuerpo de la
poesía de Luis Hernández ha venido recorriendo un camino que él
hubiera podido imaginar para ella. En efecto, todos estos años su obra
ha estado existiendo de una manera parecida a como él mismo hubiera
vivido, apreciada por jóvenes como un objeto de culto, y en esa medida
varias veces renovada. Aunque no creo que él en vida haya pensado
mucho en esos temas. Su relación con el oficio no era profesional, en
el sentido de institucional, sino vitalista: el más reciente poema, el próximo poema.

Pero a la vez no puedo olvidar que hoy Hernández tendría 72
años, demasiados para ser considerado un poeta joven. Producto de la
edad, su imagen pública ha ido perdiendo esa pátina entre submarino
amarillo y n
ew age que deslumbró a una generación. Sus seguidores
de entonces ya son personas maduras, y el poeta está listo para pasar
del culto juvenil al canon literario. Los encuentros con nuevos jóvenes
siguen, pero cada vez son más los lectores especializados, que buscan en los versos

 también al poeta para poetas.

 

Por todo lo cual la biografía se va acortando a medida que la
poesía crece, hacia profundidades de una calidad que va revelando
resonancias insospechadas. Por ejemplo, las de un clasicismo que no
se advertía tan claramente hace 40 años. Asimismo, lo que ayer parecía
irreflexivo, incluso impulsivo, hoy transmite un sentimiento de trabajo

deliberado. Eso estaba allí en sus primeras plaquetas, tan atentas a la
forma, pero luego se desdibujó sobre los cuadernos ilustrados, en los
que perseguía lo efímero, lo instantáneo.

Estamos hablando de la actual madurez de un poeta que murió
muy joven, a los 36 años. Hay casos similares en la literatura peruana:

Abraham Valdelomar falleció accidentalmente a los 31 años, una edad
casi adolescente en estos tiempos. Mariano Melgar fue fusilado a los 25.
Fusilado también murió Felipe Santiago Salaverry a los 30. Espléndidas
obras juveniles que no pierden su fulgor por haber sido interrumpidas;
que acaso por eso mismo lo conservan.

Una obra juvenil suele ser inevitablemente una obra trunca.

Siento que a partir de un momento la de Hernández se empieza a
precipitar hacia un final, que él no necesariamente busca pero que
intuye. La prolijidad de los primeros tres poemarios es dejada de
lado, reemplazada por un ejercicio de lo espontáneo, lo efímero, lo
inconcluso, con una ironía que se ceba en lo poético mismo.

Aunque el breve prólogo que antecede a esta adenda no lo dice
con todas sus palabras, esta antología fue concebida a partir de la idea
que un núcleo de poemas de Hernández sería el que más ayudaría a una
obra tan variada, irregular, de pronto hasta contradictoria,

a sobrevivir en el interés de los lectores.

 No por ser mejores poemas que los demás, un criterio subjetivo y discutible,

sino por estar más cerca de un núcleo de sentimiento poético profundo,

el que articula su obra con su vida.

La parte más trabajada de su poesía, creo, se ha ido imponiendo
frente a sus divertimentos más desaprensivos.

Los vapores de la marihuana contestataria han ido cediendo ante los asomos

del laurel institucional, que en un poema él metió en los tallarines como testimonio

de compromiso con la rebeldía.

 

 

(c)Mirko Lauer

Mirko Lauer

Miroslav Lauer Holoubek es un escritor, poeta, ensayista y politólogo checo-peruano. Nació en 1947 en la ciudad de Žatec en la entonces Checoslovaquia y actualmente es miembro del directorio del Diario La República, donde también escribe una columna de opinión. Es bachiller en letras por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Además es doctor y magíster en Literatura Peruana y Latinoamericana por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Fue profesor y editor en el Instituto de Lenguas Extranjeras, Beijing (1973-1974). También se desempeñó como docente e investigador en París, México y Sao Paulo. Merecedor de distinciones como la Medalla al mérito del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Checa (2003) y Chevalier des arts et des lettres, Ministère de Culture de France (2002

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

ver: SOMOS PERIODISMO : QUE NO SE CULPE A NADIE DE SU SUEÑO(2016)